miércoles, 26 de enero de 2011

Teoría triangular del amor segun el psicólogo estadounidense Robert Sternberg

La teoría triangular del amor del psicólogo estadounidense Robert Sternberg caracteriza el amor en una relación interpersonal según tres componentes diferentes: intimidad, pasión y compromiso:

1.- La intimidad, entendida como aquellos sentimientos dentro de una relación que promueven el acercamiento, el vínculo y la conexión.
2.- La pasión, como estado de intenso deseo de unión con el otro, como expresión de deseos y necesidades.
3.- La decisión o compromiso, la decisión de amar a otra persona y el compromiso por mantener ese amor.


Las diferentes etapas o tipos de amor pueden ser explicados con diferentes combinaciones de estos elementos. De acuerdo al autor, una relación basada en un solo elemento es menos probable que se mantenga que una basada en dos o en los tres


Las siete formas del amor

Triángulo del amor de Sternberg.

Falta de amor: No existe pasión ni intimidad ni compromiso. No es una forma de amor, puesto que no existe amor en ninguna de sus manifestaciones.

1.- Cariño: En este caso, no debe tomarse en un sentido trivial. Este es el cariño íntimo que caracteriza las verdaderas amistades, en donde se siente un vínculo y una cercanía con la otra persona, pero no pasión física ni compromiso a largo plazo.
2.- Encaprichamiento: Es lo que comúnmente se siente como «amor a primera vista». Sin intimidad ni compromiso, este amor puede desaparecer en cualquier momento.
3.- Amor vacío: Existe una unión por compromiso, pero la pasión y la intimidad han muerto. No sienten nada uno por el otro, pero hay una sensación de respeto y reciprocidad. En los matrimonios arreglados, las relaciones suelen comenzar con un amor vacío.
4.- Amor romántico: Las parejas románticas están unidas emocionalmente (como en el caso del cariño) y físicamente, mediante la pasión.
5.- Amor sociable o de compañia: Se encuentra frecuentemente en matrimonios en los que la pasión se ha ido, pero hay un gran cariño y compromiso con el otro. Suele suceder con las personas con las que se comparte la vida, aunque no existe deseo sexual ni físico. Es más fuerte que el cariño, debido al elemento extra que es el compromiso. Se encuentra en la familia y en los amigos profundos, que pasan mucho tiempo juntos en una relación sin deseo sexual.

6.- Amor fatuo o loco: Se da en relaciones en las que el compromiso es motivado en su mayor parte por la pasión, sin la estabilizante influencia de la intimidad.
7.- Amor consumado: Es la forma completa del amor. Representa la relación ideal hacia la que todos quieren ir pero que aparentemente pocos alcanzan. Sin embargo, Sternberg señala que mantener un amor consumado puede ser aun más difícil que llegar a él. Enfatiza la importancia de traducir los componentes del amor en acciones. «Sin expresión —advierte—, hasta el amor más grande puede morir». El amor consumado puede no ser permanente. Por ejemplo, si la pasión se pierde con el tiempo, puede convertirse en un amor sociable.



sábado, 3 de julio de 2010

La Efectividad - La hipótesis de Damasio



Considerando los diversos tipos de emoción, se puede ofrecer una hipótesis de trabajo sobre las emociones propiamente dichas en forma de definición:
1) Una emoción propiamente dicha, como la felicidad, la tristeza, vergüenza o simpatía, es un conjunto complejo de respuestas químicas y neuronales que forman un patrón distintivo.
2) Las respuestas son producidas por el cerebro normal cuando éste detecta un estímulo emocionalmente competente, esto es, el objeto o acontecimiento cuya presencia, real o en rememoración mental, desencadena la emoción. Las respuestas son automáticas.
3) El cerebro está preparado por la evolución para responder a determinados estímulos emocionalmente competentes con repertorios específicos de acción. Sin embargo, la lista de tales estímulos no se halla confinada a los repertorios que prescribe la evolución. Incluye muchos otros aprendidos en toda una vida de experiencia.
4) El resultado inmediato de estas respuestas es un cambio temporal en el estado del propio cuerpo, y en el estado de las estructuras cerebrales que cartografían el cuerpo y sostienen el pensamiento.
5) El resultado último de las respuestas, directa o indirectamente, es situar al organismo en circunstancias propicias para la superviviencia y el bienestar.[3

La Afectividad - niveles de Damasio

Antonio Damasio


Antonio Damasio propone una especie de árbol del cual van emergiendo los niveles sucesivos que llevan hasta los sentimientos:
1) Respuestas inmunes, reflejos básicos, regulación metabólica
2) Comportamientos de dolor y placer
3) Instintos y motivaciones
4) Emociones de fondo, primarias y sociales.
Respecto de las emociones sociales, incluye la simpatía, la turbación, la vergüenza, la culpabilidad, el orgullo, los celos, la envidia, la gratitud, la admiración, la indignación y el desdén.[3

viernes, 2 de julio de 2010

Las afecciones - Descripción de Spinoza

Según Baruch de Spinoza, las afecciones fundamentales son tres:
1) Alegría
2) Tristeza
3) Deseo

Trató de que esas partes fueran puramente corporales, de que estuvieran al nivel del apetito, es decir, no acompañadas por la conciencia. Las emociones, estrictamente hablando, suponen una idea del objeto; el
amor, por ejemplo, es un modo de la conciencia que incluye una idea del objeto amado.[1]
Podemos mencionar las definiciones de los afectos, según Spinoza:
[2]
El deseo es la esencia misma del hombre en cuanto es concebida como determinada a obrar algo por una afección cualquiera dada por ella.
La alegría es la transición del hombre de una menor a una mayor perfección.
La tristeza es la transición del hombre de una mayor a una menor perfección.
La admiración es la imaginación de alguna cosa en la cual el alma permanece absorta, porque esta imaginación singular no tiene conexión con las demás.
El desprecio es la imaginación de alguna cosa que toca tan poco al alma, que el alma misma, por la presencia de la cosa, es movida a imaginar lo que en la cosa misma no existe, más bien que lo que en ella existe.
El
amor es una alegría acompañada por la idea de una causa externa.
El
odio es una tristeza acompañada por la idea de una causa externa.
La propensión es una alegría acompañada por la idea de alguna cosa que es, por accidente, causa de alegría.
La aversión es una tristeza acompañada por la idea de alguna cosa que es, por accidente, causa de tristeza.
La devoción es la entrega total a una experiencia, por lo general de carácter místico. La irrisión es una alegría nacida de que imaginamos que hay algo despreciable en la cosa que odiamos.
La esperanza es una alegría inconstante nacida de la idea de una cosa futura o pretérita de cuyo suceso dudamos hasta cierto punto.
El miedo es una tristeza inconstante, nacida de la idea de una cosa futura o pretérita, de cuyo suceso dudamos hasta cierto punto.
La seguridad es una alegría nacida de la idea de una cosa futura o pretérita acerca de la cual ha desaparecido toda causa de duda.
La desesperación es una tristeza nacida de la idea de una cosa futura o pretérita acerca de la cual ha desparecido toda causa de duda.
El gozo es una alegría, acompañada por la idea de una cosa pretérita que sucedió sin que se la esperase.
El remordimiento de conciencia es una tristeza acompañada por la idea de una cosa pretérita que sucedió sin que se la esperase.
La conmiseración es una tristeza acompañada por la idea de un mal que ha sucedido a otro a quien imaginamos semejante a nosotros.
La aprobación es el amor hacia alguien que ha hecho
bien a otro.
La indignación es el odio hacia alguien que ha hecho mal a otro.
La sobreestimación es estimar a alguien, por amor, en más de lo justo.
El menosprecio es estimar a alguien, por odio, en menos de lo justo.
La envidia es el odio en cuanto afecta al hombre de tal manera que se entristece con la felicidad de otro, y, por el contrario, se goza en el mal de otro.
La misericordia es el amor, en cuanto afecta al hombre de tal manera que se goza en el bien de otro, y, por el contrario, se entristece con el mal de otro.
La satisfacción de sí mismo es una alegría nacida de que el hombre se considera a sí mismo y considera su propia potencia de obrar.
La humildad es una tristeza nacida de que el hombre considera su propia impotencia o flaqueza.
El arrepentimiento es una tristeza acompañada por la idea de algo que creemos haber hecho por un libre decreto del alma.
La soberbia consiste en estimarse, por amor de sí, en más de lo justo.
La abyección consiste en estimarse por tristeza en menos de lo justo.
La gloria es una alegría acompañada por la idea de alguna acción nuestra que imaginamos que los demás alaban.
La vergüenza es una tristeza acompañada por la idea de alguna acción que imaginamos que los demás vituperan.
La nostalgia es el deseo o apetito de poseer una cosa, sustentado por el recuerdo de esta cosa y al mismo tiempo reprimido por el recuerdo de otras cosas que excluyen la existencia de la cosa apetecida.
La emulación es el deseo de una cosa que se engendra en nosotros porque imaginamos que otros tienen el mismo deseo.
El agradecimiento o gratitud es un deseo o afán de amor con que nos esforzamos en hacer bien a aquel que nos ha hecho un bien, con igual afecto de amor.
La benevolencia es un deseo de hacer bien a aquel por quien sentimos conmiseración.
La ira es un deseo que nos incita, por odio, a hacer mal a quien odiamos.
La venganza es un deseo que nos incita, por odio recíproco, a hacer mal a quien afectado por igual afecto, nos ha inferido un daño.
La crueldad o sevicia es un deseo por el cual alguien es incitado a hacerle mal a quien amamos o a aquel por quien sentimos conmiseración.
El temor es un deseo de evitar un mal mayor, del que tenemos miedo, mediante otro menor.
La audacia es un deseo por el cual alguien es incitado a hacer algo corriendo un peligro que sus iguales tienen miedo de arrostrar.
La pusilanimidad, se dice, es propia de aquel cuyo deseo es reprimido por el temor de un peligro que sus iguales osan arrostrar.
La consternación, se dice, es propia de aquel cuyo deseo de evitar un mal, es reprimido por la admiración que le produce el mal que teme.
La humanidad o modestia es un deseo de hacer aquello que agrada a los hombres y de abstenerse de aquello que les desagrada.
La ambición es un deseo inmoderado de gloria.
La gula es un deseo inmoderado o también amor de comer.
La embriaguez es un deseo inmoderado y amor de beber.
La avaricia es un deseo inmoderado y amor de riquezas.
La lujuria es también deseo y amor de ayuntamiento carnal.

La Afectividad ( Las emociones y afectos)


La Afectividad
En psicología se usa el término afectividad para designar la susceptibilidad que el ser humano experimenta ante determinadas alteraciones que se producen en el mundo real o en su propio yo. También se conoce como el amor que un ser humano brinda a alguien.
El predominio de la reacción sexual sobre la percepción y el pensamiento.
La inhibición de las funciones conscientes.
Dirigir el sexo, las tendencias y el querer hacia "objetivos" determinados.
Oscilar entre dos polos sexuales: lo agradable - lo desagradable



Emociones y afectos
Para el neurobiólogo
Antonio Damasio, la emoción y las reacciones relacionadas están vinculadas con el cuerpo, mientras que los sentimientos lo están con la mente. Algunos autores consideran que, mientras que la emoción es un proceso individual, el afecto es un proceso interactivo que involucra a dos o más personas, si bien no existe una división estricta entre ambos conceptos. En otros autores, las afecciones se refieren al cuerpo, mientras que las emociones están vinculadas a la mente, como lo considera Spinoza. De ahí que deba tenerse siempre presente el contexto concreto en que se tratan estos temas.


domingo, 11 de octubre de 2009

El Cariño de una Madre


EL CARIÑO DE UNA MADRE

El cariño de una madre es un querer sin igual
Es dar tu vida aun hijo, compartiendo sin pensar
Es esperar con ansia el día de su llega

Es un cúmulo de sensaciones, que no se pueden explicar
Es ofrecer tu vida sin pensar en nada más
Es parte de tu ser, sangre de tu sangre, vida de tu vida


Más Cuando una madre tiene un hijo, de todo lo demás se olvida
Las cosas parecen pequeñas, y nada tienen sentido,
No hay cariño mayor que el que se la da aun hijo
Sin pedir a cambio nada, dando tan solo cariño

Mas cuando una madre tiene un hijo y lo lleva a bautizar
Vienen sus primeras dudas, sus mil preguntas por contestar
El nombre ¿como le llamara?

Y sueña desde ese día, con el verlo madurar, con sus primeras palabras
Con sus lindos pasos, su primer caminar, cuantos sueños
Y cuanta felicidad...

Pues el cariño de un hijo, es un querer sin igual
En el día de su comunión muy seguro pensara
Si será, alto, alegre. Si le sabrá educar,

Y entre sueños, preguntas y dudas sin contestar
El cariño de una madre, sin reservas se lo da,

Mientras ella en sus adentros cada día se vuelve a preguntar
Si será buena madre, si a su niño lo sabrá cuidar

Pues se imagina cuando sea grande, cuando tenga pareja
Como será, y sueña y por soñar,
tan solo Sueña el verlo casar
Verlo feliz y con hijos formar su propio hogar

El cariño de una madre es un querer muy especial
Y dar todo sin pedir nada, tan solo entregando su amor sin mas
Le vasta un simple beso, y la palabra de mama
para sentirse pagada y repleta de felicidad
el cariño de una madre es un querer sin igual...
Francis falcón


viernes, 12 de junio de 2009

que es el cariño??



El cariño es la inclinación de amor o afecto que se siente hacia una persona, animal o cosa.

La afectividad es un elemento clave en el desarrollo humano, si ésta está minusvalorada, despreciada o simplemente poco cultivada el niño, la persona que crece o envejece lo hará con unas carencias y desajustes muy serios.

Todos necesitamos que nos manifiesten cariño, cercanía, afecto. Todos necesitamos mostrarlo.

Para un desarrollo integral de la persona necesitamos contar con el caudal de sentimientos que cada niño, cada joven, cada adulto, cada anciano posee.

El cariño se relaciona con el sentimiento de intimidad. Este tipo de relación es la que se da entre amigos, familiares...etc. Necesita de más componentes para considerarse una relación de pareja.

El cariño familiar

Da seguridad, cimienta la personalidad del individuo, hombre o mujer, proporciona convencimiento a las acciones y evita caer en el tremendismo. El cariño familiar sirve de colchón donde caer en los malos momentos, desoporte donde agarrar cuando las cosas vienen mal dadas.



PLANETA CURIOSA